Fatiga auditiva



Uno de los síntomas que describen las personas con pérdida auditiva es la fatiga, la sensación de agotamiento.

No solo el ejercicio físico produce esta fatiga, el esfuerzo mental también puede provocar fatiga, lo que denominamos “fatiga cognitiva”

Las personas con pérdida auditiva experimentan niveles más altos de fatiga que las personas que no padecen problemas auditivos. Cuando los pacientes describen la fatiga que experimentan debido a sus problemas de audición, no solo hablan del esfuerzo mental de comprender el habla, sino también del esfuerzo requerido para hacer frente a situaciones diarias (por ejemplo, planificar dónde sentarse con anticipación y asegurarse de obtener ese asiento para una mejor escucha) es decir, el estrés emocional que sienten constantemente.

Existen 2 tipos de fatiga, fatiga transitoria que es parte de la vida diaria normal y se disipa cuando descansamos un poco y la fatiga persistente: si no hay suficiente tiempo para la recuperación de actividades que causan fatiga transitorios, la fatiga a largo plazo se acumula y se vuelve persistente. Esto crea una espiral viciosa de fatiga creciente que no desaparece.

Es recomendable realizar un estudio de la capacidad auditiva de cada persona que sienta que sufre una pérdida auditiva para frenar la fatiga persistente. Podemos ayudarte, Salud Auditiva Burgos te realiza un estudio gratuito para que conozcas tu nivel auditivo.

20 vistas0 comentarios